Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Pierna de cochinillo al horno

Cuando se desvanecen los últimos días del verano y la barbacoa se tapa y se guarda para el año que viene, le damos la bienvenida a las sopas, guisos, carnes a la brasa y, por supuesto, los asados en el horno. Realmente, no hay nada más reconfortante que una comida asada en el horno un domingo frío.

Un plato que puedes hacer en el horno es un cochinillo asado, pero si no te cabe en tu horno, puedes coger una pierna (o dos) de cochinillo. Después de todo, no se hace lechón asado todos los días.

Pierna de cochinillo al horno

Si es la primera vez que lo preparas, la cocción en el horno a fuego lento es la mejor, pues el cerdo se va cocinando en su propia grasa.

Ingredientes para 7/8 personas:

  • Una pierna de cochinillo de unos 3 kg con hueso
  • 2 dientes de ajo partidos en cuartos
  • Caldo de pollo
  • 4 hojas de tomillo
  • 1 hoja de laurel
  • 1/4 de cebolla en rodajas
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Elaboración de la pierna de cochinillo al horno:

Lavé bien la pierna y la sequé con papel de cocina. La até con una cuerda de cocina para dejar esos patrones diagonales en la piel. Sazoné con sal y pimienta negra e hice unos cortes en la piel donde introduje los trozos de ajo para darle más sabor.

Coloqué la pierna sobre una rejilla colocada encima de una bandeja de horno, y llené el fondo de la bandeja con caldo de pollo, 4 ramitas de tomillo, la cebolla en rodajas y 1 hoja de laurel.

Introduje el cerdo en el horno a 150ºC durante aproximadamente 2,5 horas. Después de ese tiempo, aumenté la temperatura a 220ºC y lo dejé 20 minutos más para que la piel se asase y quede muy crujiente.

Una vez que la pierna esté lista, recogí los jugos de la bandeja y los transferí a un cazo. Añadí más caldo y 1 cucharadita de harina para que espesase, y lo dejé 15 minutos a fuego medio, hasta que cogió la consistencia adecuada. Sazoné todo con sal y pimienta y retiré las hojas de tomillo y laurel.

Serví la pierna de cerdo troceada con la salsa y las verduritas asadas. Entre la grasa de la piel del cerdo y las hierbas aromáticas, todo el trabajo está hecho. La salsa no necesita más que un poco de espesante y caldo.

La carne que sobre, se puede utilizar para el día siguiente en sandwiches, croquetas, buñuelos, empanadas, bocadillos, pastel de carne como las recetas de pasteldecarne.com.es, etc.