Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Cochinillo al horno jugoso

Lo malo de asar las carnes en el horno, es que tienden a quedarse secas por las altas temperaturas que alcanza el horno. Pero si compramos un lechón tenemos más de la mitad del trabajo hecho, pues no vamos a encontrar una carne más tierna que la de un animal alimentado únicamente con la leche de su madre.

Para curarnos en salud, vamos a humedecer el ambiente añadiendo agua a la bandeja de asación. También le vamos a bañar con vino blanco y a asar a una temperatura no muy elevada. De esta manera, la jugosidad del plato está asegurada.

Cochinillo al horno jugoso

Podemos servir el cochinillo con una crema de puerros como la que hay en este enlace.

Estos son los ingredientes que vamos a necesitar para 6 personas:

  • Un cochinillo de 4 kg aproximadamente
  • Manteca de cerdo, lo suficiente para cubrir el cerdo por completo
  • 1 cabeza de ajos
  • 500 gr. de patatas
  • 1 cebolla grande
  • 120 ml de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • pimienta negra y sal, al gusto

Preparación paso a paso:

  1. Empezamos lavando bien la piel del cochinillo con agua y la secamos con papel de cocina. Si vemos que tiene pelillos por alguna parte (en especial por las orejas o las patas), los tenemos que quemar con un soplete de cocina. Esto es porque del cochinillo se come todo, hasta la piel, y no queremos encontrarnos ningún pelo.
  2. Cubrimos toda la piel del cochinillo con manteca de cerdo de manera uniforme. Lo sazonamos con sal y pimienta negra y lo colocamos en una bandeja de barro (o la del horno mismamente) pero sin que esté en contacto con ella. Yo lo pongo en una rejilla sobre la bandeja, así el aire caliente puede fluir por debajo también.
  3. Si el cochinillo es entero, lo ponemos recostado por un lado. Calentamos el horno a su máxima potencia. Vertemos agua en la bandeja para que no se quede seco y lo introducimos en el horno durante 1 hora a 160ºC.
  4. Mientras tanto, pelamos las patatas, y pelamos y cortamos la cebolla en rodajas de 1/2 cm de espesor. Después de esa hora, veremos que el cochinillo tiene un color dorado y la piel ya está crujiente.
  5. Añadimos las patatas, la hoja de laurel, la cebolla y la cabeza de ajos entera en el fondo de la bandeja y ponemos el cochinillo encima dado la vuelta para que se haga por el otro lado. Vertemos en vino blanco y volvemos a introducir el cochinillo en el horno durante unos 50 minutos más, o hasta que la carne esté tierna y lista para comer.
  6. Sacamos la bandeja y dejamos que el cochinillo repose durante 10 minutos sobre una tabla de cortar. Troceamos el cochinillo y lo servimos con las verduras y la salsa. Si prefieres una salsa más espesa, puedes reducirla un poco en el fuego o con un poco de harina.