Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Cochinillo al horno con vino blanco

Un cochinillo es un plato sensacional, y no es mucho más caro que un buen pavo. Tanto para las fiestas como para celebrar grandes eventos, puede resultar todo un espectáculo servir el cochinillo entero. Pero antes de todo, asegúrate de medir el horno y la bandeja que tienes, pues un cochinillo entero es una pieza muy grande que no cabe en todos los hornos caseros.

Si definitivamente no te va a caber, pide al carnicero que te corte el cochinillo por la mitad. De ese modo podrás hacerlo en dos tandas. El modo de cocerlo es la mismo, lo único que debes tener en cuenta es que tienes que darle la vuelta a mitad de cocción para que se haga bien por los dos lados.

Cochinillo al horno con vino blanco

Ingredientes para 10 raciones:

  • Un cochinillo de aproximadamente 7 kg
  • 1 clementina
  • 3 cebollas rojas, peladas y cortada en cuartos
  • 3 zanahorias, lavadas y picadas en trozos
  • 340 gr de mermelada de buena calidad
  • Pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de harina
  • 200 ml + 100 ml de vino blanco
  • 1 litro de agua o caldo de pollo

Indicaciones para hacer la receta:

Precalentamos el horno a 180ºC con calor por arriba y por abajo, y preparamos una bandeja de horno.

La vamos bien la piel del cerdo, la secamos con papel de cocina y le ponemos la clementina en la boca para que se mantenga abierta (también se puede utilizar una manzana u otra fruta redonda).

Cubrimos las orejas y el rabo con doble capa de papel de aluminio para proteger estas zonas que son las más delicadas. Colocamos el cerdo sobre la bandeja con una posición tumbada boca abajo. Si vamos a hacer la mitad del cochinillo, pondremos primero las costillas para arriba.

Introducimos el cochinillo en el horno durante 4 horas y media. A las 3 horas, incorporamos las cebollas, y las zanahorias. Vertemos también los 200 ml de vino blanco por encima.

Los últimos 10 minutos de cocción, untamos con un pincel la mermelada por toda la piel del cerdo. Espolvoreamos por encima la pimienta negra y lo horneamos los últimos minutos.

Lo sacamos del horno y dejamos que enfríe un poco antes de transferirlo a una tabla de corte. Los jugos y las verduras de la bandeja los recogemos y los ponemos en un cazo a fuego medio. Agregamos un par de cucharadas de harina y lo espesamos durante uno o dos minutos.

A continuación, incorporamos los 100 ml de vino blanco y la mitad del agua o caldo. Dejamos que se reduzca a fuego lento hasta que tenga una consistencia líquida. Batimos con la batidora todas las verduras y reservamos. Desmenuzamos el cochinillo y lo servimos con la salsa por encima.