Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Cochinillo al horno crujiente

El cochinillo al horno es un plato verdaderamente delicioso aunque por el precio que tiene no es para comer todos los días, pero sí en ocasiones especiales. Si tienes pensado celebrar algo dentro de poco, te invitamos a que sigas leyendo porque vamos a darte una receta con la que te chuparás los dedos, cochinillo al horno crujiente.

Para su elaboración necesitarás:

Cochinillo al horno crujiente
  • Un cochinillo de 5 kilos aproximadamente.
  • 3 cebolla rojas peladas y picadas en cuartos.
  • 1 apio (tallo cortado y picado en trozos)
  • 340 gramos de mermelada de buena calidad (melocotón o fresa por ejemplo.)
  • 3 zanahorias, lavadas y picadas en trozos.
  • 2 naranjas y 2 limones.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienta negra recién molida.
  • 2 cucharadas de harina de trigo.
  • Medio litro de agua o de caldo de pollo.
  • 200 mililitros de vino tinto.

Modo de elaboración

Comenzaremos marcando la piel del cochinillo con un cuchillo muy afilado haciendo hendiduras de un centímetro por la piel y con dos centímetros de separación entre ellas, pero lo que queremos es solo marcar la grasa, por tanto hay que prestar especial atención a la profundidad de los cortes.

En un bol exprimiremos una naranja y los dos limones y le añadiremos dos cucharadas de aceite de oliva y pimienta negra al gusto, lo removeremos bien y frotaremos todo el cochinillo, haciendo especial hincapié en los cortes que hemos practicado.

Ahora meteremos el cochinillo en la nevera durante la noche para que repose, lo que dará a la carne un gran sabor y una textura crujiente.

Al día siguiente precalentaremos el horno a unos 200 grados y prepararemos la bandeja del horno y pondremos un papel sulfurizado o de aluminio o mucho mejor una buena cazuela de barro y sobre ello el cochinillo, al que podemos echar el resto del preparado que hemos hecho y le meteremos una naranja en la boca.

Cuando el horno tenga temperatura meteremos la bandeja durante 4 horas y cuando quede hora y media añadiremos las verduras y volveremos a dejar que se haga.

Para darle ese toque especial, cuando le queden 10 minutos pintaremos con una brocha de mermelada todo el cochinillo y dejaremos que se termine de hacer.

Una vez hecho sacaremos el cochinillo y lo reservaremos en una bandeja, los jugos que han quedado los aprovecharemos triturando todas las verduras, añadiéndole el caldo de pollo y el vino y lo cocinaremos todo hasta que tenga consistencia. Colaremos esa salsa y la reservaremos.

Para finalizar, mecharemos la carne del cochinillo y la pondremos en una bandeja que acompañaremos con la sala que hemos preparado, seguro que nadie puede a resistirse a comer tan solo un poco.

Consejos

Si el cochinillo es más grande que la bandeja del horno, lo que debemos hacer es cortarlo en dos trozos. Además, esta receta es importante dejarla preparada del día anterior a su consumo, el sabor quedará excelente.