Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Cochinillo al horno con miel

Seguro que en más de una ocasión habrás visto en fotos o en televisión ese delicioso color dorado que tienen muchos cochinillos cuando alguien los hace en el horno de su casa.

Si quieres disfrutar de este delicioso plato y con ese fantástico color, tienes una invitación a seguir con nosotros porque te vamos a dar una exquisita receta de cochinillo al horno con miel.

Cochinillo al horno con miel

Para la elaboración de este plato necesitaremos estos ingredientes:

  • 1 cochinillo de unos 5 kilos aproximadamente.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Manteca de cerdo.
  • El zumo de un limón.
  • 2 cucharadas de miel.
  • 2 dientes de ajo.
  • Romero y tomillo frescos.
  • Laurel.
  • Sal y pimienta negra recién molida.
  • Modo de elaboración

    Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a unos 180/200 grados. Mientras tanto iremos lavando el cochinillo para retirarle los posibles restos que pudiera tener y después lo secaremos con papel de cocina absorbente o un paño de algodón suave (de los que no dejan pelusilla).

    En una fuente de barro echaremos dos vasos de agua junto al laurel, tomillo, romero y los dientes de ajo. Pondremos una rejilla por encima y sobre ésta pondremos al cochinillo. Meteremos todo en el horno durante una hora y cuarto aproximadamente.

    Mientras tanto mezclaremos el aceite, la miel y el limón en un pequeño recipiente y aumentaremos la temperatura del horno hasta los 200 grados. Le daremos la vuelta al cochinillo y pintaremos con una brocha de cocina la piel con la mezcla que acabamos de hacer.

    Cuando acabemos lo volveremos a meter al horno, cerraremos la puerta y lo asaremos otra hora más o hasta que veamos qué el color que tiene es el correcto.

    Una vez listo podemos dejarlo tal y como y que los comensales se sirvan ellos mismos o cortar los trozos y poner en platos. Los jugos que ha soltado el cochinillo no debemos tiraros sino reservarlo en una salsera para que quien lo desee nape su carne al gusto, procurando que sea por la zona interior del cochinillo porque si la echamos por fuera la piel perderá esa textura crujiente que tanto nos gusta.

    Consejos

    Para no quemarnos cuando vayamos a pintar el cochinillo debemos utilizar unas manoplas, dado que el barro guarda muy bien la temperatura y podríamos provocarnos una dolorosa quemadura.

    Debemos controlaren todo momento que el agua que tenemos en la bandeja no se consume y si es así, incorporaremos un vaso de agua de nuevo.