Cochinillo al horno

Deliciosas recetas de cochinillo asado

Al horno de leña

El plato estrella de los hornos de leña es el cochinillo, un manjar muy típico de la estepa castellana. El cochinillo entero (o partido por la mitad) asado es siempre el centro de muchas celebraciones y fiestas.

Se usan los cerdos jóvenes, que son increíblemente tiernos y suculentos una vez que tienen la piel crujiente y asada. El tamaño del cerdo es demasiado grande para nuestro horno de cocina, pero resulta perfecto para asarlo en un horno de leña, en el que tiene mucho más espacio.

Al horno de leña

No todos tenemos la suerte de tener un horno de leña, pero para quién pueda, le recomiendo esta receta.

El cochinillo lo podéis coger en la carnicería. Generalmente hay varias piezas, pero si no lo podéis encargar al carnicero. Lo ideal es que sea un lechón, que tiene la carne más tierna y delicada de todos.

Es prácticamente imposible pasarse de cocción y que quede seco con esta carne. Tienes la garantía de que quedará jugoso siempre.

Ingredientes:

  • Medio cochinillo
  • 3 cucharadas de manteca de cerdo
  • 3 vasos de agua
  • Sal y pimienta, al gusto

Herramientas:

Una fuente de barro con estrías (o en su defecto, una fuente de barro con rejilla) lo suficientemente grande como para que quepa el cochinillo

Preparación:

Preparamos el fuego con la leña hasta que alcance una temperatura de 200ºC. Es conveniente que tenga algo de llama para que mantenga la temperatura.

Mientras tanto, vertemos los 3 vasos de agua en la fuente y colocamos las 3 cucharadas de manteca repartidas por la fuete.

Colocamos el cochinillo en la fuente con las costillas hacia arriba y salpimentamos con la sal y la pimienta. Introducimos la fuente en el horno de leña, cerramos la puerta, abrimos el tiro y lo mantenemos a una temperatura de 200ºC durante 1 hora.

Después de la hora, sacamos el cochinillo y veremos que está dorado por la parte de arriba. Le damos la vuelta para que se dore por el otro lado. Si vemos que el agua se a evaporado por completo añadimos más, pero seguro que todavía tendrá algo.

Por este lado, tendrá la oreja al descubierto, y el problema es que al ser una piel tan fina se puede quemar fácilmente, por eso, la podemos cubrir con papel de aluminio, y 15 minutos antes de que termine la cocción se lo quitamos para que se dore también.

Lo volvemos a introducir durante otra hora, o hasta que veamos que está bien dorado y crujiente.

El cochinillo es el animal más fácil de asar del mundo, sobre todo en el horno de leña, donde sólo hay que meterlo y esperar a que se cocine. Aunque no sepas de cocina, no te puede salir mal.

El cochinillo se puede acompañar de un tabule o de unas patatas fritas.